lunes, 14 de octubre de 2013

Carlota



La incidencia de los medios de comunicación en la formalización de ideas y valores, en la colonización de sentimientos y emociones, en la integración acrítica -enfatiza- de discurso e ideología... Son temas que me interesan muchísimo. Eso y el fascinante, extraordinario, inquietante potencial de Internet, me dice Carlota mientras tomamos en Laramie, ella una infusión, yo un café, acompañados de unas deliciosas pastas marca de la casa.
Jasper Johns: Map
Decía un profesor mío-prosigue Carlota- que vivimos de eslóganes y consignas, frases hechas que banalizan la realidad y que a nosotros nos idiotizan. Los discursos se han hecho previsibles y la comunicación ha sido suplantada por la mera transmisión de contenidos o de actitudes, donde apenas hay lugar para el análisis, la reflexión o la crítica... "No hay tiempo para más. Tenemos que cortar y dar paso a la publicidad"... ¿Cuántas veces oímos esto en la radio? Pues eso:  publicidad, propaganda, proselitismo...
Fíjate en las tertulias radiofónicas o en los programas de debate de la televisión -continúa Carlota-: traten el tema que traten, todos sabemos de antemano la posición que van a adoptar los tertulianos. Lo más preocupante, lo más terrible (no estoy exagerando) es que, cuando finalice el programa, cuando se dé por concluido el debate, ninguna de las personas participantes  habrá cambiado una coma de su discurso ni se habrá movido un milímetro de su posición inicial.
Hace unos días, Martino, el entrenador del Barça, mostraba su estupor por la existencia en España de un "periodismo de camiseta", refiriéndose a la descarada parcialidad de los periodistas deportivos. Es increíble la elocuencia de los argentinos, ¿verdad? Claro que habría que decirle a Martino que lamentablemente no son sólo los periodistas deportivos los que se comportan de forma partidista y sectaria... ¿Me estoy enrollando demasiado?, me pregunta Carlota. En absoluto, le respondo.
Eduardo Úrculo
Carlota cursó estudios de lingüística aplicada y semiología, que amplió con cursos de especialización en sociolingüística, antropología lingüística y pragmática. Al parecer, pertenezco -dice con un gesto ambiguo que no sé si es sorna o decepción- a la generación  jasp, jóvenes aunque sobradamente preparados. ¿Ves? Otro eslogan.
Cuando terminó sus estudios, le ofrecieron quedarse en la Universidad con una beca de investigación. Pero Carlota prefirió ir por libre y lanzarse a la aventura. Me convertí -dice- en una especie de freelance  y empecé a trabajar para agencias de prensa y comunicación y alguna que otra editorial elaborando dossiers, informes, reportajes..., sobre los temas más variados. Me lo pasé muy bien con los publi-reportajes de prensa. Económicamente no me iba mal y disponía de mi tiempo ad libitum. Fue entonces cuando comencé a investigar sobre las estructuras de discurso en los medios de comunicación alternativos, especialmente en la radio.
La situación -continúa Carlota- empezó a complicarse a medida que se agudizó la crisis. La publicidad en los medios, sobre todo en la prensa, cayó en picado y cada vez no sólo me encargaban menos trabajos, sino que además me ofrecían menos dinero por ellos. Aguanté un poco, hasta que decidí mandarlos a... En fin. Lo estamos pasando mal, pero... ¿sabes?: me indignan esos empresarios canallas que se aprovechan de esta situación para explotar a la gente. Habría que hacer algo con esos individuos; con ellos y con este sistema injusto que se está afianzando en nuestra sociedad, ¿no?
Como si esperara una respuesta, que yo sé que no necesita, Carlota guarda un breve silencio mientras bebe un poco de agua. Y en seguida continúa: hace unos días, Marta me dijo que si queremos emprender una transformación real de nuestra sociedad, tenemos que considerar la crisis como una oportunidad, y que para eso hace falta -como ha escrito rarodeluna- coraje y firmeza, arrojo y determinación, imaginación e inteligencia... Esto es algo con lo que estoy completamente de acuerdo.
David Hockney: Arrival of spring
Y seguimos hablando y hablando toda la tarde. Del 15M, en el que Carlota participó activamente, del futuro de Europa, de feminismo, de Jane Austen, de Kenneth Branagh y sus adaptaciones cinematográficas del teatro de Shakespeare, del cine clásico de Hollywood, que conoce a la perfección, de las series norteamericanas, un género televisivo en el que es una auténtica experta...
Y hablamos también de su singular y excelente blog, un espacio de encuentro sobre tendencias, experiencias y consumo adaptado a los tiempos de crisis, que en los próximos días celebrará su primer aniversario. Ahora -me dice Carlota al final de nuestra conversación- estoy enfrascada en varios proyectos de edición digital y en la redacción de mi estudio sobre los medios de comunicación alternativos. Me interesa muchísimo también investigar en el efecto de los nuevos medios (twitter, whatsapp...) en la lengua.