domingo, 20 de octubre de 2013

Esos días de Laramie


Cuando nos despedíamos ayer, tras una larga y amenísima velada, Darío dijo que había sido uno de esos días "absolutamente Laramie". Claudio, a quien desagrada bastante este tipo de expresiones, esbozó un gesto de contrariedad, que interrumpió en seguida, al darse cuenta de que Darío le estaba gastando una broma.

Hashim Cabrera: Caja vidrio azul
Es cierto: ayer fue uno de esos días genuinos de Laramie: veladas en las que conversamos, debatimos, discutimos sobre los asuntos y temas más dispares, mientras disfrutamos con la maestría culinaria de Antonio.
Ayer, para empezar, nos ofreció su muy personal versión del French 75, acompañado de una deliciosa selección de frutos secos.  A ver qué os parece -dice Antonio mientras sirve el cócktail-, cómo dialogan la ginebra y el champán, esa sugerente sensación de efervescencia.
Carlota propuso un brindis. Por un Ere en las Instituciones de este país -brindó rarodeluna- para echar a la calle a los canallas, sinvergüenzas e ineptos.  ¿En todas? -pregunta Darío, dirigiéndose a rarodeluna-  ¿En todas las Instituciones? ¿Las autonómicas y locales también? En todas, le responde nuestro hombre en La Habana. Pues nos vamos a quedar en cuadro..., añade Teresa. Y Claudio: ¿vamos a brindar de una vez o no? Y brindamos.
No habíamos terminado de beber el primer sorbo, cuando Darío abrió de par en par la crítica al gobierno, comentando en tono de chanza intervenciones y declaraciones recientes de los ministros y del presidente. ¿Habéis visto los chistes que circulan en Internet?, preguntó Teresa. Y Carlota respondió: hay uno muy bueno en el que...
¡Tiempo! Ya está bien, ¿no? -dijo de pronto Marta, visiblemente enojada. Por favor, dejemos los chistes a quienes se ganan la vida inventando ese tipo de ocurrencias. Pero tengamos muy presente una cosa: con los chistes y las bromas se corre el peligro de trivializar los problemas. Lo que está ocurriendo no es para tomárselo en broma. Ya sé que lo he dicho muchas veces, pero no me canso de repetirlo: esta gente sigue gobernando a golpe de decreto, burlando al Parlamento, despreciando la participación... Están reformando y organizando la Administración y el Estado a su modo y manera... El presidente del gobierno pasa por completo de los ciudadanos. No dice lo que piensa, no explica lo que hace... En fin. No despreciemos esa evidencia: siguen gobernando... Perdona que te haya dejado con la palabra en la boca, Carlota.
Hashim Cabrera: Las hojas de Musa
La intervención de Marta, a la que nadie formuló reproche alguno, abrió la espita de la política y la conversación derivó por distintos cauces: La gran coalición de gobierno en Alemania... El creciente protagonismo de la extrema derecha en Europa... El espectáculo de Obama... ¿Quién se va a tomar en serio a un presidente -dice Julián- que no ha cumplido ninguna de sus promesas, salvo ésta... y hasta el último momento ha estado a expensas de los grupos más reaccionarios de su país...? Por cierto, dice Teresa, ¿alguien sabe qué está pasando ahora en Siria? ¿En Egipto, en Túnez, en Libia...? ¿Qué creéis que ocurrirá en Venezuela?, preguntó Marta... Comentamos el último poema de rarodeluna y el breve sobre la generación perdida... Habíamos comenzado a hablar de los llamados países emergentes, cuando Antonio interrumpió la conversación: Venga. ¿Qué os parece si cenamos? Ya veréis la sorpresa que os he preparado.

Durante la cena hablamos del embargo ideológico de los medios de comunicación en España, especialmente de la prensa, en manos de entidades financieras. Cada cual dejaba en el aire una pregunta: ¿Quién selecciona la información? ¿Quién dicta los titulares? ¿Quién decide la portada?... Hasta que intervino Claudio. Por favor, dijo, no os pongáis paranoicos. Pero sobre todo no os comportéis como torpes ignorantes. Sabéis perfectamente la respuesta a esas preguntas que estáis planteando. ¿Me echas un poco de vino, Antonio?
El martes pasado -dice Marta, cambiando inmediatamente de tema- estuve en Matadero Madrid / Centro de Creación Contemporánea viendo dos exposiciones muy interesantes: La villa de los papiros, dedicada a la Villa de Herculano y su biblioteca; y Los collage de Wislawa Szymborska, un ejemplo más de la inteligencia y la ternura de la gran poeta polaca.
Ya que habláis de exposiciones -dice Claudio-, ¿habéis visitado en el Prado La belleza encerrada? ¿No? Pues daros prisa porque la clausuran a primeros de noviembre. En cualquier caso -continúa Claudio-, no os perdáis la serie de 22 videos en la que personalidades del arte y la cultura, como  Borja-Villel, Cristina Iglesias o Félix de Azúa comentan una obra de la muestra.
Ya casi en los postres, Julián comenta dos novedades recientes. Una es Mysterium (Ediciones en Huida), de Juan Cobos Wilkins, un buen amigo de Laramie. Se trata de un conjunto de textos representables que -según el autor- viven en un territorio de frontera fértil y respiran una feraz transgresión de géneros.
La otra novedad es Aprendiz (La Isla de Siltolá), el último poemario de Antonio Luis Ginés. Un libro en el que evocación y pensamiento, reflexión y memoria, emoción y ternura vertebran un discurso biográfico, una historia personal, en la que la experiencia de lo vivido se ensancha con lo que aún está por llegar.